Mereces sentirte segura con tus decisiones

Hola, hola soñadoras!!

Hoy quiero hablaros sobre por qué nos merecemos sentirnos seguras y confiadas con las decisiones que tomamos en nuestro día a día.

Voy a contaros una historia:

Cuando decidí traspasar un negocio físico,  porque pasaba muchas horas dedicada a él y no tenía tiempo para estar con mi hijo,  y comienzo a emprender online, me encuentro que aunque estoy presente en la vida y en el día a día de mi hijo, sigo invirtiendo muchas horas a mí emprendimiento, ya que al principio de cualquier negocio es necesaria esa inversión de tiempo…. aparte de la inversión económica claro está.

Y ¿ sabes qué me ocurría entonces? Pues que hiciese lo que hiciese me sentía mal!!!
¿ Y porque me sentía mal? Pues muy sencillo, por la creencia que la gran mayoría de mujeres tenemos,  la creencia de tener que satisfacer a todo el mundo todo el tiempo.

Ahora bien ¿y por qué tenemos esa creencia? pues por miedo:

– por miedo al rechazo
– miedo a no ser querida
– miedo a no dar la talla
– miedo a no ser la superwoman que nos han vendido que debemos de ser

Y eso no  nos lo merecemos!!!!

mereces sentirte segura con tus decisiones

Nos merecemos poder tomar una decisión con toda la seguridad y tranquilidad del mundo, con la seguridad y confianza en nosotras mismas que decidamos lo que decidamos tenemos derecho a decidirlo porque somos fieles a nosotras mismas.

Porque ¿sabes qué?

Que te mereces sentirte así, te mereces sentirte segura y confiada y te mereces decidir que ahora vas a dedicar 3 horas a tu emprendimiento y no tu hijo porque porque tú decides hacerlo y no pasa nada.

Tienes el derecho a decidir, ese hijo va a estar bien cuidado  y si necesita algo de ti vas a estar ahí. Y decides invertir tiempo en tu emprendimiento sin remordimiento de conciencia. 

¿ Por qué? porque estás priorizando lo que tú ahora mismo necesitas de igual forma que en otro momento priorizan las necesidades de tu hijo y sabrás decir que no a tu emprendimiento.

Porque quieres sentirte bien, porque quieres ser fiel a ti misma, y vas a saber encontrar el equilibrio que necesitas pero para ello tienes que tener la libertad y las herramientas para poder tomar decisiones con total libertad con la libertad de tomar decisiones coherentes a tu sistema de valores y principios y para eso tienes que derribar esas creencias limitantes que hacen que  quieras ser servicial con todo, que quieras quedar bien con todos, que te pasas la vida pensando ¿que será mejor emprender o dedicar todo mi tiempo a mis hijos?.

Piensa que esta creencia te está j******* la vida, así de claro. Nos jode la vida a las mujeres y nosotros nos merecemos, tú te mereces, tomar las decisiones sin responsabilizarte de los demás

Y mi siguiente pregunta es: ¿ tú puedes evitar encontrarte en esta encrucijada? ¿ cómo puedes estar segura de que la decisión que has tomado te va a hacer sentir satisfecha?

Pues no no vas a poder evitar encontrarte en esa encrucijada. Pero sí hay una manera de estar segura de que la decisión que has tomado es la correcta y sentirte satisfecha por ello…

En primer lugarreconociendo cuáles son los objetivos reales que quieres alcanzar,  esos objetivos que van acordé con tu forma de vivir la vida, acorde con tus valores…
Además identificando cuáles son esas creencias, aparte de la que ya hemos comentado, que te impide tomar acción para alcanzar tus objetivos.

Dentro de tí está el PODER, todas y cada una de vosotras tenéis en vuestro interior los recursos necesarios para alcanzar todo lo que os propongáis.

¡¡Nos vemos en el siguiente Vlog soñadora!!

¿Ya tomaste tu DECISIÓN?

Toma la decisión

Hola soñadora!! Hoy quiero hablarte de las DECISIONES. Bueno, mejor dicho de la DECISIÓN.

Hay una DECISIÓN de la que SÍ me arrepiento, y es la de no haber tomado ANTES la DECISIÓN de lograr, poniendo toda la carne en el asador,  los OBJETIVOS que me había marcado.
Porque cuando realmente tomé la DECISIÓN  todo fue rodado…

Toma la decisión

⇒ ¿Fué un camino de rosas? No, no quiero engañarte. Realmente no fué un camino de rosas ni muy parecido.


⇒ ¿Hay que trabajar? Sí, y hay que hacerlo muy duro, quien te diga lo contrario, miente.


⇒ ¿He disfrutado del Camino? Eso por supuesto!


Pero cuando tomé la DECISIÓN fue cuando realmente conseguí ese cambio de comportamiento, ese cambio psicológico y de creencias que me impulsó a alcanzarlos.
Y ahora te pregunto:
¿Tú, estás dispuesta a TOMAR esa DECISIÓN?

Si miras tu pasado y sientes que no has hecho todo lo que debías para alcanzar tus objetivos ya es hora de que tomes las riendas de tu vida ¡¡toma ACCIÓN ahora!!

 

Nos vemos pronto soñadora!